Aparentar:



Bueno, este es un tema que he ido percibiendo en redes sociales y en personas en general, pero mucho más en la primera opción. En cuestión de aparentar mucha gente sabe, ya sea por el dinero que tienen, las cosas que hacen diariamente o la Universidad a la que han enviado a sus hijos. En esta sociedad, es muy común el ser más importante o menos dependiendo del dinero que tienes, con quién estás, el trabajo que tienes o cuántos amigos entran en tu casa, la cuestión, es aparentar aunque de puertas hacia dentro, tu vida sea un completo desastre. No creo que esto sea algo necesario en la vida, tampoco depende nuestra felicidad de ello, tampoco lo que piensen los demás, eres quién eres, vives en el barrio en el que vives, tienes la casa que has podido permitirte y tienes a tu alrededor a quién has decidido tener, nadie tiene derecho a juzgarte por eso, aunque lo sigan haciendo cada vez que tienen oportunidad.

Me hace gracia que la gente joven esté constantemente captando imágenes en sus móviles para subirlas a sus redes sociales, mostrando en cada momento lo que hacen, lo cual, me parece absurdo y bastante arriesgado, cualquiera puede ver lo que hacen o el lugar en el que están. Lo que me dan a entender con estas acciones es que no son felices con sus vidas cuando necesitan la constante aprobación de los demás, con esto, me refiero a los famosos "me gusta" de las redes sociales, siempre necesitando que otros vean nuestras vidas de una forma errónea, dado que, mostramos aquello que queremos pero no la realidad misma, ¿verdad? Me incluyo en el pack, no porque me guste aparentar, sino porque también soy una persona como cualquier otra y quizá, en algún momento de mi vida lo habré hecho sin darme cuenta por mucho que ahora mismo lo vea de esta manera y no lo necesite.

Además, no se teme el "prostituir" cualquier imagen que se tercie, ya no se tiene privacidad en nada, ahora salen en las fotos los hijos de las personas cuando deberían tener algo de intimidad, ni siquiera han pedido que se les vea por todo el mundo, es algo que veo en redes sociales como "Instagram" y me parece absurdo. También he visto personas que tienen hijos y han guardado esa privacidad, dado que, según han explicado no son mayores como para decidir si estar o no en fotos de internet o vídeos de "YouTube", lo cual, he de decir que me parece una decisión muy madura y correcta. Es muy sencillo mostrar esa parte de nosotros, la que queremos enseñar realmente pero no la verdad misma, nadie enseñará las discusiones con sus parejas, familiares o los momentos más difíciles de sus vidas, a algo como esto se le llama hipocresía. 

Me parece increíble que en redes sociales como "Twitter", las personas hablen constantemente de lo que hacen en cada preciso instante del día, es algo innecesario y carente de sentido. Hay cosas como "voy a desayunar un plátano y unos cereales", a lo que me pregunto: "¿y a mí qué me importa lo que desayunes, maja?" No sé si me explico, pero realmente, no se da prioridad a transmitir cosas importantes o a utilizar estas herramientas para algo más que para aparentar. Entre otras muchas cosas, también se utilizan para hacer propaganda de moda, de perfumes, maquillajes... una serie de superficialidades que de nada ayudan a la sociedad, no sirve pintarte más que una puerta para sentirte más guapa o mejor contigo misma, tampoco sirve cuando eres una persona detestable y solo te preocupa aparentar, incluso lo que piensen los demás de ti cuando salgas de casa (no digo que todas hagan lo mismo, hay muchas que se maquillan y todo y son personas bastante majas).

Ahora todo está pasando por una cámara, necesitamos hacer fotos a todo, congelar absolutamente todos los momentos de nuestras vidas en vez de vivir cada minuto como si fuera el último. No nos quedamos tranquilos si por "Instagram" no damos las buenas noches al resto de personas que nos ven, ¿verdad? Hay una serie de interacciones con personas que ni conoces, se captan una serie de circunstancias que no deberían ser compartidas, lo que era privado se hace público, de hecho, muchos "youtubers" que tienen relaciones y lo han dicho en público, luego cortan y también tienen que contarlo, ¿por qué tienen que pasar estas cosas? No solo es culpa de las redes sociales que provocan estos comportamientos, sino nuestro al compartir tal cantidad de información que muestra aparentemente nuestra "perfecta" vida con los demás. 

Hay cosas que sí veo normales, por ejemplo, el que te guste la fotografía y subas cosas interesantes que te apetece que los demás valoren, de hecho, hay gente que empieza a tener trabajos de este tipo y van subiendo de nivel, lo cual, me parece perfecto. En mi caso, subo fotos de todo tipo pero, normalmente de naturaleza sin explicar lo que hago o dejo de hacer. En "Instagram" se tiende a mostrar mucho el cuerpo, se hacen campañas de todo tipo y cualquier foto puede estar patrocinada, ya no existe esa privacidad que siempre hemos tenido las personas dentro de nuestra casa pero, esto ya no es problema de las redes sociales, sino nuestro por permitirlo. Es fantástico para la gente que tiene "fama" en internet, ya veis, ahora ya existe el trabajo de "influencer", les da visibilidad en redes sociales y, mientras tanto, las personas controlan más sus movimientos, lo que dicen o dejan de decir y todo termina siendo más importante de lo que realmente es, hay un montón de focos sobre esas personas y no creo que eso sea sano pero cada uno trabaja de lo que quiere.

Aparentar es muy sencillo, tanto cuando se tiene todo como cuando no se tiene nada. Para mí, las personas que hacen esto, realmente ni son felices ni tienen la vida que quieren tener, les importa tanto lo que piensen los demás de ellos que se olvidan de ser quienes son, lo pasan por alto como si fuese importante. Qué más da el coche que te hayas comprado, es a ti a quién debe gustarle, a nadie más, no hacen falta miles de fotos circulando por las redes como si necesitáramos la constante aprobación de los demás. ¿Qué más da si tienes hijos o no, si tienes una casa grande o pequeña si ni siquiera tú mismo te valoras? Son actos desesperados para llamar la atención, acciones infantiles para pretender ser alguien que no somos, para contentar a los demás y decir: "mira, tengo más que tú". Jamás me han importado estas cosas porque lo material no va a acompañarme cuando muera, voy a irme tal como he venido, no me sirve para nada el coche, la casa, el dinero, el trabajo o cualquier otra cosa que se os ocurra, lo importante es ser y estar aquí y ahora, disfrutar del momento y dejar las tonterías para quién quiera seguirlas.

¿Os topáis también con estas circunstancias de forma diaria? ¿Para vosotros es importante lo que piensen los demás? 


Espero que os haya gustado la reflexión y os haya hecho pensar un poco en lo que he ido comentando a lo largo de la entrada. Un beso y un abrazo, lectores.

Podéis visitar y seguirme en Instagram, cada día tenéis actualizaciones sobre mi día a día y fotos nuevas: 

También, podéis seguir la página de Facebook del blog: 

Por último, seguidme en Twitter: 

Comentarios

  1. No lo has podido expresar mejor. Una vez escribí esto en Facebook: "En Facebook todos somos felices, guapos y buenos". Por supuesto, era una ironía. Ni somos tan guapos, ni tan felices, ni tan buenos. Pero las redes sociales se han convertido en la ventana al mundo y hay que aparentar. Antes la gente lo hacía comparándose con sus vecinos, ahora, salvo en comunidades pequeñas, la gente no mira para el vecino y por eso se utilizan las redes. No se trata solo de aparentar, sino también de opinar sobre todo, de descargar la frustración, la maldad. Y otro problema, por supuesto, es la adicción que provocan estas redes sociales. No sé si son modas pasajeras o ha nacido una cultura que se perpetuará en el tiempo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que no soy la única que ha visto todo esto. Gracias por compartir tu punto de vista sobre el tema, realmente, estoy tan aburrida de todo esto que ya no utilizo las redes sociales como lo hacía antes. Es verdad el hecho de que se utilicen para descargar toda la maldad y la frustración que tenemos en nuestras vidas, ahora se ha implantado cada uno el derecho de criticar las vidas de los demás sin siquiera conocer a la otra persona. Es increíble pero cierto, además, como bien has dicho, este tipo de actitudes provocan cierto grado de adicción.

      Muchas gracias por tu comentario. ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi experiencia en la Universidad:

Diario de la Granja Humana:

Pensamientos Negativos: