Una Imagen: Fuente de Inspiración



En esta entrada, trato de expresar con palabras lo que soy capaz de imaginar con tan solo mirar una simple imagen, con mirar a los ojos de un personaje y poder sacar una pequeña historia de ello. Con esto quiero decir que todos podemos tener nuestras ideas sobre cualquier cosa y puede llegar a nosotros de tal manera que, incluso, nos inspire. 

Todos tenemos nuestra perspectiva de las cosas, esta es una de las mías:



Volvía de las profundidades para tener una oportunidad en esta completa locura, en este océano de dudas, de completa desconexión de lo que es correcto y una eterna pregunta rondando por mi cabeza: ¿por qué lo has hecho? Llegué a caer tan bajo y tan profundo que no sabría cómo volver, cómo encontrar mi camino a la perfección y apartar la mano que tengo puesta en el odio, mirándola fijamente, tratando que se sienta cómoda en un cuerpo que ni siquiera tengo como mío, después de haber sido presa de hombres que enjaulaban mi alma y dejaban salir mi peor parte, teniendo que complacerles por un dinero que pasaba a unas manos ensuciadas por mi dignidad, esa que se había caído de bruces y que no volvería a sonreír por mucho que lo intentara.




Palabras a mi alrededor me ayudaban a sonreír en momentos de completa desesperación, entre problemas que no comprendía y personas que no querría que hubieran cruzado por mi vida. Una intensidad en las letras indescriptible, apoyada entre un montón de libros que tenían entre sus páginas el objetivo de tenerme cautiva, totalmente embelesada y contagiada con momentos intensos y llenos de ganas por completar mi ser, por tener un poco más de complacencia a mi alrededor. Personajes tan llenos de amor que podrían contagiarme con su risa e historias inolvidables creadas por personas fascinantes que jamás pensé que leería. Cada libro tiene algo que enseñar, algo que transmitir y completan ideas que dan qué pensar, que reflexionar y muchas otras que hacen sentirte viva.




Esperando cerca de las vías del tren, la lluvia cayendo moderadamente y haciéndome pensar en lo absurdo de nuestra discusión, la última que íbamos a tener porque había salido de la casa que compartíamos con un montón de maletas sin mirar atrás. Me pregunto constantemente si ha sido una buena idea embarcarme en una vida tan solitaria, una que no sabría cómo sobrellevar sin ti, sin el mentor que siempre me asesoró en todos mis problemas y me completó con cada beso. Querría volver pero mi orgullo no me permite respirar, al igual que mis labios quieren permanecer acallados entre tanta reflexión, tratando de pensar que irme es la mejor forma de no permitir que nos odiemos, de apartar el horrible sentimiento de que formar parte de tu vida fue una equivocación y con la duda de que quizá pudo ser así.



Un camino que recorrer, una vida a la que ir después de estar atrapada, después de convivir entre multitud de gritos y humillaciones. Una carretera llena de esperanza, de un compartir, llena de sueños y objetivos que alcanzar. Dejar atrás lo que ya conocimos, lo que no sirve para nada y tan solo es parte del pasado, el que se queda a nuestras espaldas. Mirando por la ventana me puedo dar cuenta a la velocidad que vamos y a la que va la vida, casi que funciona de la misma forma, por ello, hay que disfrutar cada pequeño instante con lo que nos completa, nos llena y nos apasiona, con las personas que amamos y teniendo claro que nada es para siempre, ni siquiera una mirada...



Tan solo pensaba en un momento en el que dejar de sentirme desconectada del mundo, un instante en el que me pudiera dejar llevar por las circunstancias sin ningún miedo, sin siquiera pensar en si será bueno o malo, dejando que el destino sea el que decida. Me pregunto si será posible que las aguas vuelvan a su cauce tal y como dijimos, tal y como pensamos que sería. Envuelta entre naturaleza, entre positivismo y sentimientos contradictorios que tratan de quebrarme, permaneciendo fuerte y sobreviviendo a cualquier percance que la vida pueda ponerme ante mis pies. La fuerza se antepone a la debilidad, a las críticas y a los momentos tristes; la esperanza crece entre las flores que me envuelven; y el amor que puede traspasar cualquier barrera existente.



Tenía ante mí un mundo completamente desconocido, algo me había llevado hasta allí y tan solo podía vislumbrar un reloj delante de mí colgado de un árbol. Para nada era la hora que yo misma tenía en mi muñeca izquierda. No sabía qué estaba ocurriendo  a mi alrededor, recordaba que estaba dormido hacía unos minutos, quizá era un sueño... ¿o una realidad paralela que nada tenía que ver con mi vida rutinaria? Estaba confuso, mirando a mi alrededor como un idiota, observando esas nubes que se cernían sobre mí amenazando con una lluvia inminente. No sabía qué hacer, ni siquiera me convencía el hecho de que con el poder de la concentración que muchas veces me había invadido podría salir de aquel lugar tan extraño... Por ello, me sorprendió el despertar en mi cama de un salto en medio de la oscuridad de mi habitación.



Sumida en una danza bajo la luz de la luna, tratando de encontrarme a mí misma y haciendo de mi pasión un arte. Mi vestido rojo y esos largos lazos que me acompañaban en cada paso de baile, ya formaban parte de cada escenificación en el Theatre of Love, aquel en el que podía sentirme libre, amada y aclamada por un montón de personas con mecheros en sus manos y moviéndose al son de la música para animarme a continuar. No es todo lo que hay en mí, muchas más cosas componen una sonrisa y una mirada complaciente, tristeza interior debida a la temida soledad, aquella que me hacía subir cada noche al tejado para permanecer cuerda y seguir bailando al son de mis lágrimas.



Todo lo que conocía se había disuelto a mi alrededor, tan solo podía ver la neblina envolverme y hacerme sentir la persona más insegura en aquel preciso momento. No oía las risas de mis hermanas, ni siquiera a los coches fuera de nuestra casa, el lugar en el que siempre me había sentido arropada. La ceniza que se mezclaba con la hierba, olía tan fuerte que, incluso, llegaba a molestar, ni siquiera podía dejar de mirarla y preguntar qué había pasado allí, qué era aquello tan importante que se había quemado. Quizá más tarde podría averiguarlo, cuando pudiera dar unos pasos hacia delante y pensar qué era lo que mi mente no quería aceptar, qué era lo que me estaba llevando a aquel lugar una y otra vez, por qué me envolvía siempre esa tristeza que me colapsaba. Quizá era la realidad misma de no existir...



Espero que os hayan gustado estos pequeños relatos de cada imagen, si queréis más podéis pedírmelos, incluso pasarme imágenes para que siga con ello. Un beso y un abrazo, lectores.


Comentarios

  1. Greetings, Laura! You ability to imagine, to feel your imagination, and to write it down, all are working very well. I enjoyed reading the vignettes with each picture, not knowing that each picture told only one story. I read them in that way, but I also kept them together as parts of a narrative of leaving a life that was in many ways comfortable for a life that is a new start but more uncertain.

    May I comment on that, please?

    The micros taken as a collection tell me of a life that was orderly and comfortable, physically and emotionally. Then it fell apart, and the narrator of the stories was into a new life, like it or not.

    The adventure blended with fear, confidence with uncertainty, all held together by hope and the determination to succeed as an individual. The narrator is a brave person.

    Thank you for sharing your micros. They are excellently done.

    Have a productive week! A hug!

    ¡Saludos, Laura! Usted capacidad de imaginar, de sentir su imaginación, y de anotarlo, todos están trabajando muy bien. Disfruté leyendo las viñetas con cada cuadro, no sabiendo que cada cuadro contó solamente una historia. Los leí de esa manera, pero yo también los mantienen juntos como partes de una narración de dejar una vida que era de muchas maneras cómodas para una vida que es un nuevo comienzo, pero más incierto.

    ¿Puedo comentar sobre eso, por favor?

    Los micros tomados como una colección me dicen de una vida que era ordenada y cómoda, física y emocionalmente. Entonces se desmoronó, y el narrador de las historias fue en una nueva vida, lo quiera o no.

    La aventura se mezcló con el miedo, la confianza con la incertidumbre, todos unidos por la esperanza y la determinación de tener éxito como individuo. El narrador es una persona valiente.

    Gracias por compartir sus micros. Están excelentemente hecho.

    Tener una semana productiva! ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, aprecio tus palabras. No lo había expresado así pero me ha parecido una buena visión.

      Un besazo.

      Eliminar
  2. A mí me ha gustado mucho. Una duda; ¿has buscado las imágenes y luego has escrito la historia o tenías una historia y luego has buscado la imagen?
    Creo entender que de la imagen has sacado la historia y me parece un trabajazo, te ha quedado genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. He buscado imágenes que me gustaran al azar y he escrito un pequeño relato de cada una de ellas.

      Besillos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TAG: 18 songs

Estupidez Humana:

Pensamientos Negativos: