¡Aquí Estamos!:


"THE HOSTEL"

Finalmente, ¡os puedo contar dónde nos hemos mudado Fabio y yo! Lo mismo, algunos ya os lo esperabais, otros ya lo sabíais y muchos otros, quizá ni se os pasó por la cabeza... Este es un sitio precioso en el que vivir y tiene muchísimas oportunidades de trabajo, al menos aquí, se interesan por conocerte, hacerte una entrevista, hablar contigo y, si no tienes experiencia no pasa nada, porque te enseñan, algo que en España no pasa. Además de eso, se respetan mucho los derechos de los trabajadores, no se explota por lo que he ido viendo y lo que me han dicho. Bueno, os lo digo ya para no dejaros con los dientes largos... ¡Estamos en Edimburgo! Vine un par de veces ya hace tiempo a visitar a un amigo y me gustó mucho, de hecho, él ya me decía que me viniese a trabajar que aquí seguro que encontraba algo rápido y oye, equivocarse no se ha equivocado, aquí se encuentra de todo en tan solo unos días de búsqueda, además, hay gente española por la ciudad que te ayuda a través de "Facebook", es muy alentador encontrar a personas que quieren ayudarte sin pedir nada a cambio, cosa que en España muy porquitas veces me ha pasado.

Puede que al principio nos cueste un poco pero nos estamos acoplando a las circunstancias que nos rodean, de hecho, las rutinas son muy importantes a la hora de normalizar un proceso como un cambio de país, por lo que, había pensado volver a escribir en los blogs cuanto antes porque así, no pierdo la inspiración y también porque quiero que mi alrededor se equilibre, los primeros días suelen ser muy ajetreados, hay muchas cosas que poner en orden y no es fácil, he terminado con un dolor de pies que no es ni medio normal por recorrernos un montón de sitios para poner nuestras cosas en regla y procurar que todo esté en orden a la hora de vivir aquí. Además, entre esta magnitud de emociones, había pensado en que podría añadir una etiqueta en este blog en la que hablara sobre cosas de Edimburgo, ya sean curiosidades, fotos, cómo son las personas aquí, la naturaleza, el tiempo... En fin, ¿qué os parece?

Como imaginaréis, este es un país bastante frío, así que, es otra cosa a la que nos tenemos que acoplar, en España ahora todavía hace calor y, al venir aquí, hemos notado un cambio brutal, aunque mejora el hecho de que el aire aquí es mucho más puro y se nota al respirar, simplemente. Pero nada de esto ha hecho que me quede en la cama ni nada por el estilo y mirad que llevamos unos días entre sol, nubes y lluvia en un mismo día, una temperatura cambiante... En fin, todo es acostumbrarse aunque una servidora sea una friolera de narices. Recuerdo cuando estábamos en España y llovía, todos se meten en casa y no salen hasta que para y, si lo hace a los tres días, son capaces de meterse en casa y no salir; en cambio aquí, no te importa, sales aunque llueva o nieve, la gente madruga igual y no rompe sus rutinas por cuatro gotas, así que, nosotros tampoco nos hemos quedado en la cama por eso. Es un gran avance.

La verdad es que está siendo una aventura el estar en constante movimiento, el haber tenido la oportunidad de empezar de cero y vivir en una ciudad como esta, ni os imagináis lo agradecida que estoy. He encontrado difícil encontrar comida que se adecue a lo saludable porque ya sabéis que las personas de aquí no tienen muy integrado en su día a día esa palabra, son personas de costumbres y esas mismas indican el café o "Hot Chocolate" de buena mañana con un croissant (por poner un ejemplo) y no es que escatimen en azúcar, también tienen mucha comida con aceite de palma o la mayoría de los productos con leche, así que, tengo que tener cuidado e ir mirando con lupa lo que se adecue a mi situación con el gluten, la leche y el azúcar. Es difícil pero es una pequeña labor de investigación que estoy dispuesta a llevar a cabo, también se puede llamar aventura, ¿o no?

El idioma lo llevo bastante bien, a veces, me trabo pero poco a poco iré mejorando y más si hablo todos los días en inglés, es cuestión de cambiar un poco el chip. Fabio está empezando con ello porque no se acuerda demasiado de lo que dio, pero nos ayudamos mutuamente para poder seguir adelante a pesar de los baches, este podría ser uno de ellos y, con ayuda no lo es tanto, al menos, eso se nota. Además, he visto que en muchos sitios, aunque no sepas demasiado inglés, te cogen para trabajar aunque sea limpiando hasta que aprendas el idioma por completo que suelen ser unos meses, luego te incorporas de camarero o atendiendo clientes en cualquier sitio, subes de categoría y cobras más. El salario mínimo aquí es más alto y se puede vivir perfectamente con ello, de sobra y más siendo dos personas, en España no saben organizarse.

Bueno, espero poder escribir más a menudo aunque no me haya adaptado del todo a los horarios, quiero normalidad, así que, a esto le llamo normalidad en mi vida, es lo más equilibrado que he tenido siempre: escribir. Tengo preparadas ya algunas cosillas para vosotros y espero que las podáis leer muy pronto. ¿A vosotros os gusta Edimburgo?


Espero que os haya gustado y os haya entretenido. Un beso y un abrazo, lectores.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Delincuencia Convencional y No Convencional:

Mi experiencia en la Universidad:

Diario de la Granja Humana: